Decepción total

El sol lucía alumbrando un Tartiere que ya a los 10 minutos se relamía con la victoria gracias a dos goles del Oviedo que hacían presumir una agradable tarde de primavera para seguir soñando con el ascenso. Nada más lejos de la realidad. El primer jarro de agua fría llegó antes del descanso, pero aún no se presagiaba que en el 87 el Tartiere iba a enmudecer como si acogiese un velatorio.

Ibra por Joselu

Hubo cambios en el once titular de Annquela. Era el más deseado por muchos aficionados después de los últimos dos empates en casa ante Deportivo y Las Palmas en los que Joselu no estuvo demasiado afortunado. La salida del Oviedo dio la razón a Anquela e Ibra, titular, respondió con un gol en bandeja que solo exigía estar en el lugar y momento adecuados para empujar la bola a puerta vacía. La combinación en ataque del segundo gol, con un genial toque de Bárcenas de espaldas para Ibra y perfecta asistencia del senegalés, la culminaba Berjón, quizás el mejor de los locales, con una soberbia definición al palo largo. Poco después de cumplirse el primer cuarto de hora, Ibra pudo hacer el tercero con un remate de cabeza que se perdía muy cerca del palo… y entonces todo se empezó a torcer.

Pérdida de confianza

El Oviedo pasó de encerrar al Córdoba en su propio campo a tener infinitas dudas en su defensa. Cada balón en profundidad de los andaluces agitaba el corazón de los aficionados y se traducía en peligro para el marco defendido por Champagne. El argentino volvió a estar entonado para salvar los muebles en varias ocasiones durante el choque, pero no pudo evitar que el remate de Piovaccari terminase dentro de la portería cuando los centrales del Oviedo dejaron vía libre al italiano para acortar distancias.

Ese gol hizo mucho daño a los azules, que salieron en el segundo tiempo de nuevo siendo un mar de dudas y de nervios. Nadie sabía qué hacer con el balón y tampoco era fácil encontrar un buen desmarque de un compañero, por lo que la pelota comenzó a circular mucho más en defensa que en ataque. Con el segundo tanto del Córdoba, Anquela decidió cambiar por completo el esquema con las salidas de Javi Muñoz, primero, por Bárcenas, y de Joselu por Folch, después. A esas alturas del encuentro, el Oviedo no era ya ni la sombra del equipo que sometió a los blanquiverdes en los primeros 20 minutos de juego. La impaciencia provocaba que los carbayones utilizaran un estilo muy directo a la cabeza de Ibra y, tras la entrada de Toché por Alanís, a la del murciano también. Las bandas ya no existían mientras Diegui y Mossa se quedaban en el banquillo viendo la debacle de su equipo.

Un gol sorprendente

Con el público cada vez más desesperado por el juego y el festival de errores de los suyos, llegó el tanto de Joselu. Una falta directa que parecía que llevaba el nombre de Saúl Berjón, fue muy bien ejecutada por el pequeño delantero oviedista para poner el 3-2 que parecía definitivo. Los jugadores del Oviedo se hacían gestos unos a otros para animarse y mantener la concentración mientras se dirigían a su propio campo tras volver a ponerse por delante, pero todo se quedó simplemente en eso, en gestos.

Error gravísimo en el córner

Tanto Córdoba como Oviedo habían tenido varias opciones de marcar algún gol más en el segundo período y el partido se rompió en un nuevo error defensivo gravísimo de los azules. El córner botado desde la derecha por los visitantes llegó al segundo palo en donde dos futbolistas del Córdoba estaban completamente solos para empatar. Fue Andrés Martín quien conectó finalmente el remate que ponía el definitivo 3-3 en el luminoso, pero la jugada dejaba en evidencia la falta de concentración de los locales. El jugador oviedista más próximo a los dos atacantes andaluces en posición de remate estaba varios metros por delante de ellos.

Pitos del Tartiere

Aún pudo el Oviedo ponerse por delante en los seis minutos restantes, pero los nervios hicieron elegir siempre la peor opción para definir en las ocasiones que se generaron, más por corazón que por calidad, y el marcador ya no se volvió a mover. El Tartiere despidió a los suyos entre pitos, en parte dirigidos al banquillo, en parte también al juego del equipo, y, sobre todo, por la impotencia de dejarse dos puntos ante el penúltimo clasificado.

El Córdoba ha marcado 41 goles, más que la mitad de los equipos de Segunda, pero los andaluces son el conjunto más goleado de toda la categoría con 67 tantos encajados. El Oviedo no supo aprovechar esa fragilidad defensiva y se queda con opciones remotas de obtener un puesto en el playoff de ascenso.

El Málaga – Mallorca , la última opción

Los azules, pese a su terrible racha de tres empates consecutivos en casa, aún podrían disponer de opciones de cambiar el rumbo si la dinámica cambia. El encuentro entre Málaga y Mallorca de la próxima jornada podría hacer que recortasen puntos con la zona del playoff si logran vencer en Almería unas horas después del choque entre boquerones y bermellones. Queda poco para el final y el juego de los asturianos no invita al optimismo, pero la Segunda es impredecible y solo queda luchar hasta el final.

Carlos Martínez

Soy periodista deportivo especializado en fútbol. Además de tener experiencia como redactor, he mantenido colaboraciones habituales en BeIn Sports, GOL TV y LaLiga 123 TV como narrador de fútbol nacional e internacional. Soy socio y aficionado del Real Oviedo, al que, como a tantos otros clubes históricos, espero ver pronto de nuevo en Primera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Carlos Martínez Menéndez .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Webempresa: https://www.webempresa.com/aviso-legal.html.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.