El Nàstic, un lobo con piel de cordero

Antes del comienzo de la pasada jornada, el Gimnàstic de Tarragona era el farolillo rojo de Segunda -descontando al Reus- con solo 21 puntos en 28 jornadas. Sus números son muy pobres y copan las peores estadísticas por equipos de la categoría. Pero tras esa apariencia frágil está un equipo trabajador y con ilusión por conseguir la permanencia. Y todo porque el fin de semana pasado consiguieron un valioso triunfo ante el Albacete, uno de los conjuntos llamados a luchar por el ascenso.

Dolorosa derrota en Tarragona

El Real Oviedo y su situación actual es suficiente motivo para que los hombres de Anquela no salten al césped el próximo domingo con el más mínimo exceso de confianza. Sin embargo, hay otro hecho que debería espolear a los azules: la derrota en el partido de la primera vuelta. Aquel encuentro llegó justo al revés que el de este domingo; por un lado, el Oviedo visitaba el Nou Estadi de Tarragona con confianza tras doblegar a Osasuna en el partido anterior en los últimos minutos protagonizando la mejor remontada del curso; por otro, los catalanes recibían a los carbayones tras cinco jornadas sin conocer la victoria. El gol de Albentosa en el descuento dio los tres puntos al Nàstic en un duelo que el Oviedo terminó con diez por la expulsión de Folch en el minuto 81.

Malos números

Como decíamos al inicio de este artículo, el Nàstic tiene algunas de las peores estadísticas de la Segunda división. Quitando al Reus, es el equipo menos goleador y solo ha anotado 18 tantos en 29 jornadas, mientras que es el segundo más goleado -solo el Córdoba ha encajado más dianas- con 42 goles en contra. Además, tan solo cuenta una victoria a domicilio en toda la temporada y es el peor visitante junto con los cordobeses. Su bagaje goleador lejos de Tarragona es desalentador para los hombres de Enrique Martín, que solo han hecho 4 goles en sus 15 desplazamientos por los 24 encajados.

Mercado invernal movidito

Uno de los grandes animadores del mercado de invierno en Segunda fue el Nàstic, con hasta 11 nuevas incorporaciones y diez bajas -incluida la de Albentosa, el autor del gol del triunfo ante el Oviedo-. Varias de esas nuevas adquisiciones, como Kanté, Imanol García, Thioune, Pipa, Mikel Villanueva, Noguera o Josema, son ahora habituales en los onces del conjunto grana y le han dado otro aire al equipo, aunque los resultados no siempre han acompañado. Pero lo cierto es que este Nàstic es más difícil que batir que el de la primera vuelta.

Baja importante en el Nàstic

Una de las buenas noticias para el Oviedo es la ausencia del senegalés Ousseynou Thioune, que vio su quinta amarilla el pasado fin de semana en el encuentro ante el Albacete y no podrá jugar este domingo. El centrocampista africano hace una buena dupla en el medio con Imanol García consiguiendo abarcar mucho campo, pues ambos son futbolistas de mucho recorrido. Aunque el Oviedo también pierde a su mejor hombre en el medio, Tejera, es posible que los catalanes noten más la ausencia de un hombre como Thioune, que no tiene un reemplazo de sus mismas características. Cotán o Barrada tienen muchas papeletas para ser sus sustitutos.

El peligro

A pesar de los pocos goles anotados, dos de los pilares del Nàstic están en la delantera, con Kanté y Luis Suárez, dos hombres que entorpecen con su presión la salida de balón desde la defensa. El esquema de Enrique Martín, además, es un 4-4-2 en el que los hombres de las bandas en la medular pueden actuar como laterales si existe la necesidad, por lo que están acostumbrados a defender a ayudar en defensa. De hecho, Pipa ha jugado como lateral en más de una ocasión y Abraham es más bien un lateral reconvertido a centrocampista. Las características de esos hombres y la versatilidad de los defensores, como el lateral Josema, que en realidad es central por naturaleza, permiten a Enrique Martín cambiar el dibujo con facilidad a un 5-4-1, dejando a Kanté acostado en la banda izquierda.

Las debilidades

Como será fácil de entender, la mayor debilidad de este Nàstic está en la línea defensiva. El guardameta Bernabé Barragán le ha ganado la partida a Isaac Becerra, fichaje esta temporada, y ha conseguido que esa cifra de goles encajados sea mucho menor de lo que podría haber sido. Los catalanes permiten demasiados remates desde dentro del área -son el tercer equipo que más remates recibe, con 221– y los defensores cometen frecuentes errores en los despejes, por lo que será importante estar atentos siempre a las segundas jugadas.

Buenos precedentes

El Real Oviedo ha conseguido ganar los cuatro últimos encuentros frente al Nàstic en el Carlos Tartiere. Los azules solo han perdido dos veces en casa contra el club grana, una de ellas en 2002 y la otra se remonta a 1948. En ambas venció el Nàstic por 0-2. Hasta la desgraciada derrota del partido de ida, los carbayones llevaban una serie de 5 victorias y 2 empates en los últimos 7 encuentros entre ambos. En el histórico de 21 partidos frente a frente, los azules dominan con 9 victorias y 6 empates.

Carlos Martínez

Soy periodista deportivo especializado en fútbol. Además de tener experiencia como redactor, he mantenido colaboraciones habituales en BeIn Sports, GOL TV y LaLiga 123 TV como narrador de fútbol nacional e internacional. Soy socio y aficionado del Real Oviedo, al que, como a tantos otros clubes históricos, espero ver pronto de nuevo en Primera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Carlos Martínez Menéndez .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Webempresa: https://www.webempresa.com/aviso-legal.html.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.