El Oviedo tira el partido en Mallorca

Ni un solo tiro a portería realizó el Real Oviedo en el partido que esta tarde medía sus aspiraciones para pelear por entrar en el playoff de ascenso frente a un rival directo como el Mallorca. Los carbayones, dejando atrás su habitual esquema de tres centrales y dos carrileros, pasaron a formar con una defensa de cuatro para dotar al medio del campo de un efectivo más, con el trío formado por Tejera, Javi Muñoz y Folch tratando de armar el juego de los visitantes.

Mal momento para revoluciones

El encuentro, en el que repetimos una vez más, el Oviedo no remató ni una sola vez a portería, no fue lo más raro de los azules. Anquela decidió que el esquema y los hombres que habían conseguido ganar 6 de los últimos 9 partidos no eran válidos para enfrentarse al conjunto bermellón y revolucionó el once inicial de los asturianos cargándose a varios hombres importantes como Johannesson, Mossa y Joselu y dándole la alternativa a Viti en el lateral derecho y a Toché, que llevaba tres partidos sin disputar un solo minuto, como titulares. El experimento salió mal desde el principio, no porque el Mallorca crease mucho peligro, ya que los acercamientos locales con peligro en el primer tiempo fueron contados, sino porque los hombres de Anquela no consiguieron hilvanar prácticamente ni una jugada de ataque productiva.

Errar es humano, rectificar es de sabios

No hace falta ser entrenador de fútbol para darse cuenta de que la primera parte dejó una evidencia: la táctica de Anquela no estaba funcionando. Los balones aéreos para Toché eran pescados en contadas ocasiones por el murciano que, cuando lo conseguía, se encontraba con que no había ningún compañero para recoger el envío. Las bandas resultaron tan inefectivas en ataque como en defensa. Acostumbrados a disponer de apoyos en las bandas, tanto Bárcenas como Omar Ramos se encontraron con que la ayuda en ataque de Viti y Bolaño no aparecía prácticamente nunca por ese temor de los defensores a dejar desguarnecidas las espaldas. El trío en el medio del campo fue incapaz de organizar el juego puesto que no existían desmarques ni ayudas para salir al toque, por lo que una y otra vez chocaban contra los defensores bermellones.

Primera parte, combate nulo

El primer tiempo apenas tuvo oportunidades. El Mallorca, eso sí, lo intentó con más ahínco en esos primeros 45 minutos buscando a Budimir y las subidas de Estupiñán. La mejor ocasión para los isleños llegó en un error de Carlos Hernández que se convirtió en una recuperación de Budimir en una zona de ataque peligrosa, aunque finalmente la jugada se saldó sin consecuencias para Champagne. El defensor jienense fue otro de los damnificados por el cambio de esquema y se vio envuelto una y otra vez en situaciones complicadas al tratar de sacar el balón jugado y no disponer de apoyos. Lago Junior lo intentaba por su izquierda, aunque con poco éxito ante un Viti voluntarioso pero al que se le ven carencias defensivas en una posición que no es la natural para él, acostumbrado a jugar en posición de extremo. Su compañero en la banda, Omar Ramos, tampoco destaca por las ayudas en defensa, con lo que esa banda aparecía una y otra vez como la mejor alternativa para los mallorquines, que sin embargo no aprovecharon la circunstancia en el primer período. Para el conjunto asturiano, la mejor ocasión llegó en un saque de falta hacia el segundo palo que el guardameta Manolo Reina no pudo atrapar ante la presencia de Carlos Hernández, pero sí pudo arrebatarle el esférico de la cabeza en segunda instancia evitando el peligro.

El Mallorca supo reaccionar

Vicente Moreno ajustó el esquema en la segunda mitad y los bermellones salieron con mayor empuje y dominando en todo momento a un inoperante Oviedo que solo trataba de quitarse el balón de encima una y otra vez viéndose incapaz de crear una sola situación de ataque. Viti y Omar comenzaron a sufrir más con la entrada de Stoichkov al terreno de juego. El atacante balear sumó fuerzas con Estupiñán y Lago Junior para hacer valer su superioridad en el flanco zurdo del ataque y las ocasiones comenzaron a llegar. Después de varias intentonas, un córner que cogió desprevenidos a los azules llevó el balón al fondo de las mallas. Salva Sevilla sacó en corto hacia atrás y el lateral Estupiñán empalmó un disparo cruzado que batió a Champagne. Ni siquiera el tanto local fue suficiente para que el Oviedo cambiara su cara y, lejos de reaccionar, los carbayones continuaron sumidos en un juego vulgar e impropio de un conjunto de su categoría que hicieron más fácil la vida al Mallorca. Los baleares no tuvieron problemas para controlar el choque y llevarse con comodidad un triunfo que nunca peligró.

¿Castigo tras el empate ante el Lugo?

Resulta muy chocante que un técnico como Anquela, amigo de muy pocos cambios, realizará esta profunda transformación en el Oviedo para el encuentro en Mallorca. Después de dos empates consecutivos, incluida la decepción en casa ante el Lugo encajando el gol del empate en el descuento, pudiera parecer que la decisión de Anquela ha sido señalando a algunos de los jugadores que no tuvieron su mejor encuentro ante los gallegos, como es el caso del delantero Joselu. Es difícil comprender que se refuerce el medio del campo con tres futbolistas en lugar de los habituales dos y, sin embargo, se utilice como delantero a un futbolista como Toché, cuya mayor virtud no es recibir los pases en profundidad que le pudieran entregar Javi Muños o Tejera. Quizás ese rol sí sería más adecuado para Joselu, acostumbrado a luchar por cada balón y capaz de provocar errores en los defensores por su incansable capacidad para presionar. Hoy, el Mallorca jugó siempre comodísimo en zona defensiva sin ningún obstáculo para que Salva Sevilla y Dani Rodríguez pudieran distribuir el balón a placer en cada posesión mallorquina.

Visto el resultado de lo sucedido, se puede decir sin temor a equivocarse que el Real Oviedo tiró por la borda el partido en Mallorca jugando sin ambición ni control.

Carlos Martínez

Soy periodista deportivo especializado en fútbol. Además de tener experiencia como redactor, he mantenido colaboraciones habituales en BeIn Sports, GOL TV y LaLiga 123 TV como narrador de fútbol nacional e internacional. Soy socio y aficionado del Real Oviedo, al que, como a tantos otros clubes históricos, espero ver pronto de nuevo en Primera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Carlos Martínez Menéndez .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Webempresa: https://www.webempresa.com/aviso-legal.html.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.