Justa derrota ante un Tenerife ramplón

El Oviedo dejó escapar prácticamente cualquier opción de disputar el playoff de ascenso esta temporada tras naufragar en la isla de Tenerife. Su paso por el Heliodoro Rodríguez López fue un quiero y no puedo a pesar de las facilidades que le dio su rival para acercarse a la meta de Dani Hernández.

Otra vez un penalti

Por segunda salida consecutiva, los azules se pusieron en desventaja por culpa de un penalti evitable. El autor, Carlos Hernández, llevaba ya varios minutos dando señales de que podía ocurrir. Pudo evitar el penalti, pero es que pocos minutos antes había ido al choque con Nano Mesa en el área en lo que el árbitro podría haber considerado pena máxima. Si ante el Numancia fue el héroe del partido marcando el gol del triunfo, ayer desplegó un repertorio de errores, dudas e imprecisiones indignas de un futbolista de la categoría de plata.

No funcionó el sistema

Seguro que Sergio Egea estudió a fondo al rival, pero el cambio de esquema dejando a Ibra en el banquillo e introduciendo un tercer centrocampista no salió como esperaba. Su idea, probablemente, era tener la posesión y hacer que el Tenerife se fue ahogando poco a poco corriendo detrás de la pelota, pero ni mucho menos fue eso lo que sucedió. La posesión estuvo muy pareja y, lo que es más grave, los tres centrocampistas oviedistas apenas fueron utilizados en la construcción del juego. Resultaba inaudito comprobar como, jugada tras jugada, los azules se centraban en la salida de balón a base de balones aéreos que una y otra vez cortaban los defensores chicharreros.

Incapacidad para crear peligro

Tras la reanudación, el Oviedo salió buscando crear ocasiones, pero una y otra vez perdían la posesión con pases imprecisos. Resultaría difícil contar la cantidad de veces que, ya con el balón controlado en la banda, bien Diegui Johannesson, bien Mossa, entregaban el esférico de nuevo hacia atrás al no disponer de nadie que les doblara la banda con criterio ni de atrevimiento suficiente para intentar la jugada personal.

Viti, desaparecido durante todo el encuentro, dejó a Diegui encargado de la banda derecha tanto en defensa como en ataque, y el canterano estuvo muy desafortunado cada vez que tenía el balón en los pies. Una aparición del de Villaviciosa en la primera mitad en la que, con todo para intentar el disparo, cedió mal el balón, resumía la impotencia e inoperancia de los azules en ataque. Pocos minutos después, Bárcenas corroboraba esa incapacidad para poner en apuros al guardameta isleño con un disparo desviadísimo desde el interior del área.

Ya en la segunda parte, la sentencia llegó en una jugada en la que de nuevo Luis Milla tuvo todo el tiempo del mundo para centrar a pierna cambiada desde la banda izquierda y Carlos Ruiz, completamente solo, sorprendía de cabeza a un Nereo Champagne que dio la impresión de haber podido hacer algo más para evitar el tanto.

El gol de Joselu y la entrada de Omar Ramos

El claro penalti de los locales anotado por Joselu hizo que el Tenerife se pusiera más nervioso y cediera el balón al Oviedo. Con la entrada al campo de Omar Ramos, la banda derecha se convirtió en la mejor baza para atacar de los carbayones. El tinerfeño creó varias ocasiones de gol, y estuvo a punto de marcar en un remate con la zurda desde dentro del área que salió lamiendo el palo, pero pocas veces se pudo inquietar verdaderamente a Dani Hernández. El empate sí pudo llegar en un cabezazo de Ibra, pero su flojo remate fue detenido sin demasiados problemas por el portero venezolano.

Más nerviosos los asturianos que los tinerfeños

Es cierto que el Tenerife cometió algunos errores en defensa que pudieron costarle caro, pero los nervios se apreciaron bastante más en los azules. Carlos Hernández en la primera parte y Folch en la segunda estuvieron cerca de regalar el gol con sendas cesiones atrás que comprometieron seriamente a Champagne. En el caso del gallego, ya hemos dicho que firmó un partido desastroso de principio a fin, pero el catalán no le fue a la zaga. Pocas veces jugó el balón con criterio y perdió infinidad de balones por errores en sus pases. Definitivamente está muy lejos del rendimiento que se espera de él.

Rayo Majadahonda, Osasuna y… vacaciones

Salvo sorpresa mayúscula, los azules ya han tirado la temporada a la basura y les quedan sendos trámites ante el Rayo Majadahonda, equipo que se juega la permanencia, y ante Osasuna, que ya ha conseguido un merecido ascenso. Dos encuentros de los que ya poco se espera y en los que, quizás con buen criterio, Egea podría dar la oportunidad de jugar a los menos habituales y de probar a algún que otro canterano aprovechando al excelente campaña del filial.

Carlos Martínez

Soy periodista deportivo especializado en fútbol. Además de tener experiencia como redactor, he mantenido colaboraciones habituales en BeIn Sports, GOL TV y LaLiga 123 TV como narrador de fútbol nacional e internacional. Soy socio y aficionado del Real Oviedo, al que, como a tantos otros clubes históricos, espero ver pronto de nuevo en Primera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Carlos Martínez Menéndez.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Webempresa: https://www.webempresa.com/aviso-legal.html.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad