Polémica derrota ante el Sporting

Empezaremos por el final, por un gol anulado a Ibra que aún nadie se explica cómo el árbitro pudo invalidar. La falta señalada al delantero senegalés en un choque fortuito que además provoca el central francés del Sporting, Peybernes, es una de esas acciones que llena de frustración e impotencia a todo el oviedismo. En la zona mixta, los jugadores y el entrenador del Real Oviedo no comprendían cómo se había podido anular el tanto que le daba el empate a su equipo. Tras entrevistar a tres jugadores del Sporting y a su técnico, todos declararon no saber si era penalti porque no habían podido verlo. Ninguno se atrevió a indicar que habían visto falta. El único que pareció verla, desgraciadamente, fue Díaz de Mera.

Inofensivo en ataque

Anquela debe reflexionar. El Oviedo salió en la primera parte a tratar de evitar los ataques del Sporting sin ninguna opción de construir jugadas de ataque. Los rojiblancos maniataron a Tejera y Javi Muñoz y los azules se quedaron sin más opción que intentar jugar por las bandas con balones largos que una y otra vez caían en los pies o la cabeza de los gijoneses. A pesar de la imposibilidad de crear juego, los carbayones no modificaron su esquema ni su forma de juego. En uno de los numerosos despistes de los zagueros -tanto Alanís como Carlos Hernández estuvieron bastante desafortunados toda la noche-, un balón en profundidad a Djurdjevic terminó con un pase de la muerte rematado entre Álex Alegría y Bolaño al fondo de las redes.

Sin reacción tras el descanso

La primera parte concluyó sin mucho más que contar y todos los oviedistas esperaban un segundo tiempo en el que el equipo diera un paso adelante para ir a por el partido. Pero la reanudación confirmó que no era la noche de los carbayones y seguía viéndose a un Sporting que, si bien no creaba excesivo peligro, tampoco sufría. Joselu fue una isla durante todo el partido y tampoco funcionaba la defensa con Viti de lateral. Cuando se cumplía la hora de juego, Johannsesson sustituyó al de Laviana e Ibra salió en lugar de Joselu. Poco a poco el equipo se fue entonando hasta tener el control del juego.

Champagne hizo justicia

Llegó entonces otra de las extrañas decisiones de Díaz de Mera tras señalar un penalti de Bolaño en el que se aprecia un leve contacto con la mano en la disputa del balón con Álex Alegría. Uno de tantos lances de juego que suelen dejarse pasar. Champagne hizo justicia y detuvo el lanzamiento de Djurdjevic. Pocos minutos más tarde, con el Oviedo volcado sobre la portería de Mariño, ni el árbitro ni el asistente vieron un claro penalti de Babin por agarrón a Toché. Las imágenes de televisión no ofrecen dudas.

Más jugadas polémicas

Los azules no se lo podían creer, pero aún estaba por llegar lo peor. Insistía el conjunto visitante que tuvo una muy buena ocasión en una asistencia de cabeza de Ibra para Toché que el murciano tuvo que cabecear sin mucha opción de rematar con fuerza. De todas formas, de nuevo Díaz de Mera anuló la jugada de los oviedistas por un inexistente fuera de juego, como se demostró en la repetición.

Dos puntos regalados al Sporting

La acción que indigna a todo el oviedismo, representado ayer por un buen número de seguidores en la esquina del Molinón, llegaba en el descuento y en una jugada que podía haber significado un nuevo gol de Ibra, que siempre le había marcado al Sporting. Pero la acción, de nuevo fue anulada por una inexistente falta sobre Peybernes. El defensor del Sporting se abalanzó sobre el ariete del Oviedo y, tras un choque fortuito entre ambos, el balón quedó muerto a los pies del senegalés que remató con la zurda batiendo a Mariño. El gol, anulado, que había dejado helado a todo El Molinón, evitó un valioso empate que hubiera significado mantener los cinco puntos de ventaja sobre los rojiblancos.

Llega terreno llano para el Oviedo

Pese a todo, el Oviedo sale del Molinón dos puntos por encima del Sporting y con un calendario que le permitirá disputar sus tres próximos encuentros en el Carlos Tartiere de forma consecutiva ante Deportivo, Las Palmas y Córdoba. La única salida, que estaba programada para jugar en Reus, significará los tres puntos para el Oviedo de forma automática. Los azules deberán ganar esas tres ‘finales’ en casa para poder meterse de nuevo en puestos de playoff.

Carlos Martínez

Soy periodista deportivo especializado en fútbol. Además de tener experiencia como redactor, he mantenido colaboraciones habituales en BeIn Sports, GOL TV y LaLiga 123 TV como narrador de fútbol nacional e internacional. Soy socio y aficionado del Real Oviedo, al que, como a tantos otros clubes históricos, espero ver pronto de nuevo en Primera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Carlos Martínez Menéndez.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Webempresa: https://www.webempresa.com/aviso-legal.html.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad