La imagen de un club hundido, al borde de la desaparición, peleando por comenzar su renacer desde el fútbol amateur… Todo eso es algo que no solo los aficionados oviedistas hemos tenido que padecer desde aquel terrible año 2003. Algunos futbolistas decidieron quedarse aún con todas las dificultades que iban a tener en un club en estado precario. Y entre esos jugadores se encontraba un jovencísimo Saúl Berjón que, a pesar de su decisión de mantenerse fiel a su equipo, vio como solo unos meses después era excluido de participar en la primera plantilla y se vio obligado a emigrar y relanzar su carrera lejos de casa.

Berrón, Lealtad y UP Langreo vieron progresar al atacante ovetense durante esas primeras campañas lejos de su club del alma. Luego, llegó la primera gran decisión de Berjón para volar a las islas canarias y enrolarse en las filas del conjunto de Segunda B, Pájara-Playas de Jandía, en donde destacó hasta el punto de llamar la atención de la UD Las Palmas, equipo entonces de Segunda división. Y así, el joven Saúl debutó en el fútbol profesional con la camiseta amarilla de Las Palmas, en donde permaneció dos temporadas antes de que le llegara una buena oportunidad reforzando el filial del FC Barcelona, que acababa de lograr su ascenso a la división de plata. 26 partidos y 3 goles con los culés, en un equipo dirigido por Luis Enrique, no le bastaron para mantenerse con los blaugranas, así que Berjón emigró a la capital para jugar una campaña en el Alcorcón y, posteriormente, dos consecutivas en el Real Murcia, también en Segunda.

Terminó la campaña allí siendo el mejor futbolista del plantel y con los mejores números de asistencias en el fútbol profesional, con 20, a las que acompañó además de 6 goles. Suficiente para que el futbolista fuera pretendido por varios equipos de Primera, entre ellos, el Real Betis, que había sido el destino de su entrenador en el conjunto pimentonero, Julio Velázquez, a quien esa misma campaña siguió los pasos el lateral murciano Molinero. El descenso administrativo de su equipo al término de aquella campaña facilitó la salida del ovetense, pero no al Betis, sino al Eibar. En el conjunto armero logra completar una temporada fantástica siendo uno de los jugadores más sorprendentes en varias fases del campeonato de Primera. Dos temporadas y 7 goles en Primera después con los vascos, Berjón se marcha de España para proseguir su aventura en México.

Fútbol mexicano, prueba fallida

Su llegada a los Pumas no fue todo lo buena que se esperaba y el atacante carbayón no terminó por adaptarse a una cultura y clima muy diferentes a las que conocía hasta ese momento. A pesar de todo, Saúl consigue anotar 4 goles en 7 partidos, pero no cuaja bien y termina por regresar a casa en el mercado invernal cumpliendo su sueño de jugar en el fútbol profesional en el Real Oviedo, el club en el que se había formado durante 7 años antes de emprender su aventura lejos de la capital asturiana.

Nunca pudo jugar con su primo, Adrián Colunga

Fue la maldición entre los dos primos, ambos futbolistas profesionales, con el gol por bandera, pero que nunca pudieron actuar juntos a pesar de que tuvieron dos oportunidades de hacerlo. Saúl llega al Pájara-Playas de la Segunda B canaria en la misma temporada en la que su primo Adrián Colunga abandona la disciplina de dicho club con destino a la UD Las Palmas. Y en la siguiente campaña, cuando parece que ambos podrán al fin coincidir en la UD Las Palmas, club que recluta a Berjón tras sus buenas actuaciones en Jandía, Adrián Colunga, que también había destacado en el club amarillo, logra el pasaporte a Primera fichando por el Recreativo de Huelva.

Jugar al lado de estrellas

Saúl tuvo su oportunidad de dar el salto al primer equipo del FC Barcelona cuando jugó allí en la temporada 2010-11, pero, a pesar de que sus números no fueron malos, la feroz competencia le obligó a marcharse la siguiente temporada. En Can Barça compartió vestuario con futbolistas de verdadera calidad futbolística. Basta citar algunos nombres para darse cuenta de la competencia que tuvo aquel año Saúl. Thiago Alcántara, Nolito, Deulofeu, Tello, Jonathan Soriano, Sergi Roberto, Rafinha, Espinosa, Jonathan dos Santos, Martín Montoya, Marc Bartra… Un lujo de plantilla en la que Berjón no pudo destacar lo suficiente. Con el filial culé, terminó disputando 26 encuentros en los que anotó 3 goles.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad