Si hay éxito, acuérdense del Champagne

Lo dijo Anquela durante la semana, lo repitió Bolaño y lo sabían todos sus compañeros. Ante el Nàstic habría que sufrir… y se sufrió. El Oviedo fue superior, mandó desde el inicio del partido y tuvo ocasiones para adelantarse en el marcador durante los primeros 45 minutos, pero los centros desde las bandas no encontraron rematador y el Nàstic salió airoso de cada puñalada por el costado de los azules.

Los catalanes, que no habían demostrado nada en todo el primer tiempo, pudieron haberse ido a la duchas por delante si llegan a aprovechar un arreón final en el que un tiro lejano de Luis Suárez fue despejado por Champagne y, en el córner botado a continuación, el cancerbero argentino volvió a aparecer como salvador despejando por encima del larguero un remate de cabeza de Fali.

Dominio local

El primer tiempo, no obstante, fue de color azul con un Javi Muñoz muy entonado en el medio y peligrosas incursiones por ambas bandas, con Viti, Bárcenas, y Saúl Berjón, que fue de menos a más durante el partido, como protagonistas. Pero Joselu no pudo aprovechar ninguno de esos balones cruzados que, una y otra vez, terminaban en las piernas de los futbolistas del Nàstic. A pesar de ese doble susto con el que concluyó la primera mitad, en el Tartiere daba la sensación de que los goles acabarían llegando tras la reanudación.

Sufrimiento y goles

Y así fue. Los azules salieron en la segunda parte centrados en poner cerco al marco defendido por Bernabé Barragán y, muy pronto, a los 8 minutos de la reanudación, encontraron el premio del gol tras una buena jugada en la que Bárcenas puso un balón preciso a la cabeza de Joselu que el delantero andaluz no desperdició. Tras anticiparse bien a un Noguera lento y poco contundente, el atacante carbayón mandó la pelota picada al segundo palo para hacer imposible la estirada del guardameta tarraconense. Aún gozaría Joselu de otra oportunidad antes de que el panorama del encuentro cambiase para teñirse de grana. El máximo goleador azul culminó con un disparo demasiado alto una jugada en la que la combinación entre Diegui y el propio Joselu debió tener mejor final.

Con desventaja en el marcador, los granas pasaron al ataque y consiguieron dominar a un Oviedo que se desesperaba tratando de tener la pelota. Pero una y otra vez, tanto los jugadores como el público del Tartiere observaban con impotencia como el cuero acababa en poder del Nàstic para gozar de una nueva oportunidad. Así, Kanté avisó con un disparo demasiado cruzado que Champagne siguió con la mirada y, pocos minutos después, fue Imanol García el que se sacó un buen disparo lejano que tocó ligeramente en Javi Muñoz antes de que el portero argentino -ayudado por el travesaño- volviera a salvar a los suyos con una sensacional palomita cuando el gol parecía inevitable.

Tocaba sufrir y el Tartiere era una olla a presión tratando de animar a unos futbolistas tocados a los que seguramente se les vino a la cabeza aquel cruel final en el partido anterior contra el Lugo. El saque de esquina no hizo más que confirmar las sospechas. El balón enviado al segundo palo terminó con una asistencia de cabeza para que Noguera rematara al larguero en la mejor oportunidad para los visitantes en todo el encuentro.

Cambio providencial

Y entonces, Anquela dio con la tecla para poner fin al asedio de los catalanes. Su decisión de retirar a Bárcenas para hacer saltar al campo a Ibra fue todo un acierto y el Oviedo, en el primer despeje tras el cambio, vio como el senegalés daba oxígeno controlando el esférico de espaldas y forzando una falta. La presencia de la ‘pantera’ serenó al resto del equipo y, poco a poco, los azules se recompusieron saliendo a la contra con peligro tras sacudirse unos 15 minutos de dominio visitante. En el minuto 80, una falta lateral sacada con maestría por Berjón terminó con un espléndido cabezazo de Bolaño al fondo de las mallas que sentenciaba el choque. El central carbayón, que fue de nuevo decisivo -como ya lo fue ante Numancia y Alcorcón con sus respectivos gol y asistencia- le volvió a ganar la partida a un desafortunado Noguera para perforar la meta de Bernabé.

Con el partido cerca de terminar, Joselu pudo redondear su buen partido con otro gol, pero, incomprensiblemente, su remate de cabeza llegando solo al segundo palo acabó por irse desviado junto al poste. El servicio desde la derecha había sido de Johannesson tras aprovechar un buen contragolpe, pero el ariete onubense no precisó su testarazo.

Con este triunfo, los azules se colocan de nuevo amenazando al Cádiz en la lucha por meterse en los puestos de playoff de ascenso a Primera, ahora a solo un punto, y recuperan la confianza en sí mismos en una semana que se antoja llena de emoción y nervios antes del derbi asturiano contra el Sporting, que, eso sí, en cualquier caso seguirá por debajo de los azules cuando se pite el final del partido en El Molinón.

 

Carlos Martínez

Soy periodista deportivo especializado en fútbol. Además de tener experiencia como redactor, he mantenido colaboraciones habituales en BeIn Sports, GOL TV y LaLiga 123 TV como narrador de fútbol nacional e internacional. Soy socio y aficionado del Real Oviedo, al que, como a tantos otros clubes históricos, espero ver pronto de nuevo en Primera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Carlos Martínez Menéndez .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Webempresa: https://www.webempresa.com/aviso-legal.html.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.